El sector de la construcción es el mayor consumidor de energía y el principal emisor de gases de efectos invernadero en Europa.