Este proyecto piloto se implantará en un inmueble de la Agencia de Vivienda Social y permitirá reducir el consumo de energía en un 60 %. La iniciativa, financiada por la Comisión Europea, reúne a 13 socios públicos y privados de cinco países diferentes. Las primeras experiencias prácticas se llevan a cabo en viviendas de Madrid, Oslo y Venecia