Que las viviendas no consuman prácticamente energía. Es el objetivo de un proyecto financiado por la Comisión Europea en el que se ha elegido Madrid como uno delos bancos de pruebas.